0

Diario Clarín · “Si querés mensaje, bajate WhatsApp”

Nico Sorín: “Si querés mensaje, bajate WhatsApp”

Estrena proyecto

El músico presenta con su banda Octafonic su álbum debut,Monster, gestado durante una accidentada estadía en la Antártida. Dice que no quiere que el disco sea de culto.

 Multifacético. Sorín, entre Berklee, Miguel Bosé y el rock. D. FERNANDEZ

Multifacético. Sorín, entre Berklee, Miguel Bosé y el rock.

Eduardo Slusarczuk

La historia (musical) de Nicolás Sorín es, cuanto menos, zigzagueante. Al menos así se desprende de un breve resumen de su CV, que lo presenta como músico, director orquestal -con un paso por Berklee que lo puso al frente de unas cuantas Big Bands y de la London Session Orchestra-, compositor de música para películas (entre otras, de la banda sonora de Historias mínimas, dirigida por su papá, Carlos-, arreglador y director musical de Miguel Bosé, creador del Sorín Octeto y tercera parte del trío punk Elbou.

Un listado al que en los últimos tiempos sumó su participación como músico en el proyecto Pájaro de Fuego, encabezado por Esteban Sehinkman, como arreglador en el plan vivo de Eruca Sativa Huellas digitales y como fundador y líder de Octafonic, que esta noche presenta su álbum debut, Monster, en The Roxy Live!

“La propia naturaleza de la música que hacemos, construida en base a diferentes capas, con múltiples ritmos, sincronizadas de una manera casi mecánica, hacía que lo viera como una cosa con engranajes y poleas; como un mecanismo industrial”, explica Sorín, mientras mira y muestra la tapa del disco, que exhibe una extraña máquina arenera en la que, dice, ve “un montón de monstruitos”.

En todo caso, la idea de un monstruo -de ocho cabezas- puede ser proyectada a la banda, integrada por músicos de jazz –“aunque tampoco tan jazzeros”, aclara- devenidos rockeros por imperio de esa especie de potente y sofisticado rock al límite de vaya uno a saber qué, al que Sorín cuenta que le empezó a dar forma en la Antártida.

¿Cómo es eso?

Me invitaron a viajar allá para escribir una sinfonía para la Bienal de Venecia, y estuve en las bases Marambio y Esperanza. Fueron dos meses; el primero, hermoso, saliendo a sentir el viento, a ver los pingüinos, y el segundo, una pesadilla.

¿Por qué?

Porque me agarré una parálisis en el (músculo) serrato mayor, que tardé un año en curar.

¿A causa de qué?

Supongo que por un mal movimiento o algo así, aunque el bocho juega mucho. Todo el tiempo era de día. Dormía sólo tres horas, y sólo porque me inyectaban Valium y Diclofenac. La atención médica era al estilo Rambo. Además, el Hércules estaba roto, así que estaba con el bolso preparado, pero no me podía ir. Sentí que estaba al borde.

Al menos salió un buen paquete de música.

Lo que no mata, fortalece. Así que fue saliendo el monstruo que llevamos dentro.

¿Siempre fue pensada para una formación de este tipo (dos teclados, guitarra, bajo, batería, tres vientos y percusión)?

Al comienzo fue una especie de primo del Sorín Octeto, hasta que tomó forma propia. El proyecto estuvo como un purgatorio, hasta convertirse en una banda y un disco de rock, algo que me parece muy atractivo.

¿Qué es lo que te atrae del rock?

En parte, me parece atractivo porque es más masivo. No quiero queMonster sea un disco de culto o elitista. Quiero que pegue. Al fin y al cabo, detrás de la complejidad siempre hay un beat de bombo que te hace bailar. Hay una canción. Dos elementos muy importantes para que le llegue a la gente.

Por momentos, al escuchar al grupo en vivo parece haber un gran espacio para la improvisación. ¿Es así?

No. No es tan así. Hay que partir de la base de que soy bastante hincha con lo que escribo; probablemente algo que traigo de mi formación clásica. También fui aprendiendo a escuchar, y muchas veces las sugerencias de los integrantes del grupo aportan cosas que a priori no creía que fueran a funcionar. Pero por ahora seguimos cocinando el vivo, tratando de sonar lo más parecido al disco, cuyo proceso de realización fue de casi un año. Hice varias mezclas, y le iba sumando los elementos que me parecía que pedía. Un trabajo con muchos detalles que ahora, para que se reflejen en vivo, necesitan de mucho rodaje.

¿Que cantes en inglés no conspira contra la intención de masividad de la que hablabas?

Me gusta la sintaxis del inglés. Cuando pienso las letras en castellano, como es la lengua que hablo creo que tengo que explicar más. El inglés es más percusivo: “monster, baby” (Enfatiza la intención, mientras repite las palabras). Me gusta eso. Si querés letra, agarrá un libro. Y si querés mensaje, bajate WhatsApp.

 



0

Recomendados de la semana – El Argentino

http://www.infonews.com/advf/imagenes/2015/01/54b6f8782520e_610x610.jpg
UN DISCO

¿Cómo sonaría Frank Zappa en la actualidad? Octafonic puede ser el principio de una respuesta. O, quizá, el comienzo de una gran duda. En Monster –su primer disco–, la banda –liderada por el arreglador y pianista Nicolás Sorín– pone de manifiesto su principal característica: el virtuosismo efectivo. Ocho músicos unidos, pero desencadenados, que se llevan por delante todo y que le abren la puerta a un estilo propio con anclaje en el jazz, pero con riffs del rock más crudo.


0

Octafonic: el monstruo está entre nosotros – Argentjazz

nico-sorin

La sentencia golpea con la furia de un martillo loco en el pensamiento del reseñador. “Pero eso no es jazz!!”.  El reseñador sacude la cabeza buscando alejar los pensamientos negativos y sigue aporreando las teclas.  “Es rock, nada que ver con el jazz”. El martillo vuelve a caer y asesta una nueva certeza:  “Están en el Cosquin Rock. ¿No es prueba suficiente?”  Otro sacudón de cabeza despeja por un momento la molestia. Al menos hasta un nuevo golpe. Read more →


0

Nuevo video! OVER & Roxy Live

Presentacion de “Monster” en Roxy Live (4-12-14)

Octafonic es: Cirilo Fernandez / Leo Paganini / Juan Manuel Alfaro / Francisco Huici / Mariano Bonadio / Esteban Sehinkman /Nicolas Sorin / Ezequiel Piazza / Pedro Rossi

Invitado de lujo: Hernan Rupolo

Filmado por Lets Risk it:
Dirección y edición: Nana Cascardo
Producción y Color: Ainara Marino
Cámaras: Matias Farias, Nana Cascardo.

Sonido en vivo: Mario Breuer
Luces: Claudio Arce
Proyecciones: Pam Bertoni
Management: Yanina Orellana
Stage Managers: Nicolas Velez y Matias Ott
Prensa: Diego Perri
Produccion: Octafonic , MTM y MTS
Editado por S-music