0

Camarines del Rock · Octafonic y el arte de salirse de las casillas

El grupo presentó su disco Mini Buda el pasado viernes 19 en Vorterix.

La banda está conformada por Nicolás Sorín en teclados y voces, lo acompañan Cirilo Fernández en bajo y contrabajo, Francisco Huici en saxo barítono, Leonardo Paganini en saxo tenor, Juan Manuel Alfaro en saxo alto y clarinete, Hernán Rupolo en guitarra eléctrica, Mariano Bonadío en drumpad y megáfono, Leonardo Costa en sintetizadores y Ezequiel Piazza en batería.

Pasadas las nueve y media de la noche hicieron su aparición en el escenario del barrio de Colegiales con Welcome to life. Para entonces, los presentes ya habían llenado el teatro y venían pidiendo con aplausos el comienzo del show. Un público que ya maneja sus códigos y comprende que su estilo escapa a toda lógica: se llaman Octafonic pero lo integran nueve músicos. Son argentinos pero cantan en inglés, cuando no lo hacen en una suma de sonidos ininteligibles. Algunos de sus miembros vienen de la música cinematográfica y se han formado en la Universidad de California en Berkeley, pero son también fabricantes de pogos.

Quizás la definición que más se les acerque sea ‘Los Mr. Bungle argentinos’, pero tampoco. No hay forma de transmitir su música, sino escuchándolos tocar. Y es que por sobre todas las cosas, los Octafonic son expertos en ser inmunes a las etiquetas o en el arte de salirse de las casillas.

El Show

Un recurso tan simple como eficiente fueron los tules superpuestos en la embocadura del escenario y en el fondo. Combinados con la impecable ingeniería de luces que daban ambientación al show.

El setlist fue in crescendo e incluyó algunos temas de Monster, su trabajo anterior: Mistifying, Plastic, Love,Wheels, I’m Sorry, Over y el tema que da nombre al disco.

La distorsión y las guitarras de Rúpolo protagonizaron muchos de los temas que van desde el rock, hasta la electrónica, el metal o el funky. Impresionante su solo country previo a Nana nana.

Algunos hitos de los vientos fueron su potencia sonora en “Nana nana” y su intro previa a Whiskey Eyes.

Un capítulo aparte merece la ejecución de Mariano Bonadío y Piazza en Sativa, imposible no intentar seguir la percusión, imposible no morir en el intento.

Fue destacable la devolución del público que participó de acuerdo a lo que cada canción le generaba, desde pogos hasta la transformación de los arreglos musicales en coros de onomatopeyas.

Lula Bertoldi, cantante de Eruca Sativa y pareja de Sorín, fue invitada sobre el final del show. El tema elegido para el cierre fue ‘What’, uno de los más potentes del disco

Bonus tracks

  • El lanzamiento del disco fue el 5 de julio pasado en Ciudad Cultural Konex, donde durante dos funciones se podía escuchar el disco completo, a oscuras, en parlantes holofónicos.
  • Fiel a sus orígenes en la música cinematográfica, la banda se destaca por la producción de sus videoclips. Mini Buda fue dirigido por Sebastián Sorín, quien junto a Nicolás, son hijos del reconocido cineasta Carlos Sorín.
  • Tienen previstas fechas promocionales en distintos puntos del país y en octubre vuelven a tocar en la Ciudad de Buenos Aires.

Romina Romero @rom_romina

Ver Link